Palacio de Gobierno Militar · Barcelona - 933 298 653 - 836 4330

I CONGRESO INTERNACIONAL ICOFORT 2018

I CONGRESO INTERNACIONAL ICOFORT 2018

San Fernando de Figueras, España

PROGRAMA

Organizado y patrocinado por la Asociación de Amigos del Castillo de Montjuïc de Barcelona, Secretaria General de Política del Ministerio de Defensa de España, con la colaboración del Consorcio del Castillo de San Fernando, Amigos del Museo Dali, Ejercito de Tierra , Ejercito del Aire, Centro de Historia y Cultura Militar Pirenaico, Regimiento infantería Arapiles, Escuadrón de Vigilancia Aérea 4, ayuntamientos de Almeida (Portugal), Ciudad Rodrigo y Figueras, Fundación Fortalesses Catalanes, Centre Monuments Nationrum y CEAMA (Centro Agraecologico Medio Ambiente), tuvo lugar este V Congreso en el castillo de San Fernando en la ciudad de Figueras, los días 14 al 17 de Noviembre, 2018.

Versó sobre investigación, historia y gestión sostenible de las construcciones militares a lo largo de los siglos XVII, XVIII, XIX y XX, con más de medio centenar de participantes, entre los que figuraban representaciones de Cuba, Puerto Rico, México, Portugal, Brasil, Italia, Rumanía, Polonia y España.

El acto inaugural estuvo presidido por Milagros Flores Román presidenta de ICOFORT, Margarita García Moreno, subdirectora General de Publicaciones y Patrimonio Cultural del ministerio de defensa, la presidenta de los Amigos castillo Montjuïc, Carmen Fusté Bigorra y el alcalde de Figueras Jordi Masquef Creus.

CONFERENCIAS

La primera conferencia titulada: Una aproximación a la historia y al patrimonio del castillo de San Fernando, uno de los mejores exponentes del arte militar abaluartado, corrió a cargo de Carlos Diaz Capmany, quien, con su erudición, nos habló del valor arquitectónico que castillos y fortalezas nos transmiten, resistiendo el asalto, en sentido metafórico, de un urbanismo displicente o una ignorancia malévola.

Josep Luis Guinovart ofreció la segunda, sobre el Concepto de Mecánica Moderna de los Ingenieros militares españoles, con un estilo muy ortodoxo.

Seguida por la de Joâo Castro sobre la Fortaleza de Jesús en Mombasa (Kenia), que llamo la atención por su exotismo.

Las comunicaciones comenzaron con la de Enric Viñas i Manuel, Materiales y técnicas de construcción, centrada en el castillo de San Fernando, una obra ampurdanesa.

Albert Campanera Rovira nos ofreció una visión, fundamentalmente gráfica, de la Ciudadela de Rosas, donde se ha sacrificado el rigor histórico en aras de una cierta funcionalidad.

El Camino Real de Veracruz a México y las tipologías arquitectónicas para su defensa, centro la aportación de Mónica Cejudo Collera, una tenaz congresista.

Elcio Rogéiro Secomandi nos ofreció una visión diferente acerca del típico Brasil popular, disertando sobre las fortificaciones del siglo XVIII, en este inmenso país, descubriéndonos aspectos poco conocidos.

Con los Baluartes de la cruz y la espada en Filipinas, sobre la isla de Mindanao, a cargo de Manuel Blasco Gómez, los congresistas conocieron interesantes aspectos sobre un patrimonio arquitectónico lejano y casi desconocido en la Península.

Fernando Cobos Guerra, con la conferencia sobre la fortaleza de Salsas, Vauban y San Felipe de Menorca, con su elogio a la casamata, con el leiv motiv de: Todo lo que se ve, pierde el que defensa.

La siguiente jornada comenzó hablándonos del poco conocido, Plan de defensa permanente de España en 1855, a cargo de Rafael Palacios Ramos.

Seguido de las Tipologías y evolución de las fortificaciones españolas en el norte de África desde los siglos XVIII y XIX por Antonio Bravo Nieto.

La Teoría de la defensa de la costa española a mediados del siglo XIX de José Herrera García, fue explicada por Antonio Gil Albarracín.

La Fortaleza de Isabel II en Mahón, corrió a cargo de Luis Alejandre Sintes, destacó los esfuerzos que se realizan para la conservación del patrimonio, quien como isleño conoce muy bien.

Precisamente en este aspecto se consideró los modelos de gestión que se están realizando para salvarlo, especialmente en Menorca y su perspectiva de futuro, a cargo de José Simón Gornes Hachero.

La defensa de la Habana en la primera mitad del siglo XIX, de las fortificaciones lo que significo y su utilidad e inutilidad, explicado por Ignacio Gil Crespo.

Un aspecto poco conocido fue el proyecto no realizado de fortificación poligonal en Tortosa, obra asentada sobre las antiguas murallas, ofrecido por Didac Gordillo Bel.

Rafael Vila Rodríguez disertó sobre las cubiertas a prueba de bombas, una singularidad muy problemática, cuyo ejemplo más palpable es la fortaleza de San Fernando en Figueras.

Marta Monreal Vidal nos ofreció una interesante visión de los secretos ocultos en las fortificaciones de Pamplona, a través de las obras de restauración realizadas por el ayuntamiento.

Por su parte Pablo Riaño San Marful y Maira Gutiérrez González disertaron sobre la conservación y la reutilización de las fortificaciones habaneras del Príncipe y Santo Domingo de Atares.

Uno de los aspectos más interesantes de este congreso, lo aportaron los rumanos Dan Vlase, Victor Bunoiu y Dana Stancovici, sobre la ciudadela de Timisoara, una fortaleza de los Hagsburgos en los confines del imperio, prácticamente desaparecida por la voracidad urbanística.

Dolores Pineda Campos hablo sobre la Fortaleza de San Juan de Ulua, una investigación científica para su conservación, que por estar orillada junto a la mar, está sometida a un fuerte deterioro por los elementos externos.

Marisol Otero Álvarez encabezó la representación cubana, hablo sobre la conservación y empleo patrimonial de la Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua en Cienfuegos, utilizada para el desarrollo sostenible.

Valentina Cristini, una italiana enamorada del patrimonio isleño, nos explicó El marés: desde el estudio del material y la técnica constructiva, hasta la conservación de sus fábricas en la fortaleza de la Mola, en Menorca.

José Antonio Martínez López, expuso a grandes rasgos el Plan Defensivo permanente de la Península, islas y Posesiones adyacentes y su desarrollo en Cartagena a mediados del siglo XIX.

Otra de las participaciones corrió a cargo de Lidia Kuplupz, una investigadora polaca procedente de un país del que en este aspecto se conocen pocas cosas, de las fortificaciones de la primera mitad del XIX, llamando especialmente la atención el triple cinturón amurallado de Varsovia, casi desaparecido.

Gonzalo López-Muniz Moragas ilustro al auditorio sobre la reutilización de algunas fortalezas medievales, en el curso de la I Primera Guerra Carlista, en las provincias de Guadalajara y Toledo.

Con la conferencia de Michele Paradiso, se cerró el ciclo de ponencias y comunicaciones, con un aire muy académico, explico la historia de la construcción de la iglesia de San Lorenzo de Pistoia, una iglesia italiana del siglo XII, con una techumbre de peculiar diseño, de pequeña parroquia se convirtió en un acuartelamiento militar, claro ejemplo de la transformación de muchas de las construcciones descritas a lo largo de este congreso, que finalmente han acabado con fines diferentes para los que fueron concebidos.

Mención aparte merecen las visitas asociadas en el apartado lúdico cultural, la primera de ellas realizada al propio castillo de san Fernando de Figueras, una impresionante muestra de fortaleza abaluartada, inconclusa, que por sus dimensiones es una de las más importantes de Europa, conservada en su mayor parte, de hecho viene a ser como el canto del cisne de este tipo de construcciones militares, rezumando clasicismo, ante la vertiginosa evolución de los sistemas de armas, por esto no sorprende que el austriaco Egon Eis en su libro: La ilusión de la seguridad, el destino de los grandes baluartes, escribiera que la defensa perfecta es prácticamente imposible, solo hay que repasar la historia desde la Gran Muralla China al Muro del Atlántico.

La siguiente visita se realizó al Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 4 (EVA), que el Ejercito del Aire tiene situado en la cumbre de la montaña del Pení, a 640 m sobre el nivel del mar, esta estación de alerta y control, que sustituye el antiguo sistema llamado Combat Grande, instalado por los americanos en España, en la década de los años 60 del pasado siglo, actualmente en ruinas.

El nuevo equipo, cubre conjuntamente con otros 22 todo el espacio aéreo español, pincelando un área de más de 400 km cada 10”, está formado por un radar tridimensional Lanza fabricado por la española INDRA, opera en banda D, montado sobre dos contenedores, con una antena Marconi encerrada dentro de un radomo de unos 25 m de diámetro, es electromecánico y rotatorio de arquitectura modular escalable, tanto en hardware como en software con la peculiaridad que es transportable.

El congreso continuó en la sala de actos de la Base militar de San Clemente Sescebes, sede de uno de los dos Batallones que forman el Regimiento de Infantería Arapiles, que permitió una rápida visita a un pequeño museo, en donde destacaba un maniquí uniformado y equipado igual que los voluntarios catalanes en la Guerra de África de 1860, también se tuvo la oportunidad de inspeccionar un Pizarro, vehículo blindado de caballería que estaba efectuando prácticas.

La base constituyo toda una sorpresa, por la calidad de vida que ofrece a los soldados profesionales, que de facto más que soldados son técnicos por el equipamiento con el que están dotados.

La visita al museo Dalí fue otro de los platos fuertes del programa cultural, es el segundo museo más visitado en España, de la mano de una de las guías oficiales se pudo seguir con todo detalle cada una de salas, aconsejándonos los mejores lugares de enfoque y perspectiva, para apreciar mejor las obras del genial artista, un personaje que se inventó así mismo. El museo tanto en su aspecto exterior como interior refleja la personalidad de un Dalí sumamente polifacético, de lo que no cabe duda es de su sentido de la vanidad, por ello un antiguo teatro resulto el escenario ideal, para saciar su enorme egolatría. Uno de los aspectos que llamaron la atención, es que pese a la ingente cantidad de obras realizadas en toda su existencia, el museo carezca de copias de algunas de estas, como por ejemplo el famoso Cristo de Port Lligat.

Por último se realizó una excursión para visitar, bajo la guía de Fernando Cobos Guerra, un especialista en esta construcción militar, la fortaleza de Salses en Francia, de planta cuadrangular enterrada con cubos en los vértices, con muros de 12 m de espesor, en donde sobresale la torre del homenaje, circunvalada por un amplio foso, que nada tiene que ver con los famosos castillos del Loire, es una obra defensiva típicamente castellana, dirigida por Ramiro López realizada entre finales del siglo XV y principios del XVI, inspirada en construcciones peninsulares como Coca etc, realizada en ladrillo, con la peculiaridad de contar con un sistema de contra minado ventilado por pozos hasta el nivel freático, lo que impedía cualquier excavación.

Históricamente esta fortaleza, tiene un especial significado, para Cataluña, en su momento Luis de Haro en nombre de Felipe IV, no supo estar a la altura de su homónimo Mazarino. Retirando la frontera 50 km más al sur, regalando a Francia los condados del Rosellón, el Conflent, el Vallespir y parte de la Cerdaña, que forman lo que hoy en día es conocido como Cataluña Norte, a cambio de una boda, suscrita por el Tratado de los Pirineos.

Resumiendo, este V Congreso Internacional organizado por ICOFORT, ha puesto de manifiesto el interés de personas de varia formación y procedencia, en la conservación y la posible re-utilización de toda construcción militar, no regateando esfuerzos, en darlas a conocer al máximo número de personas.

Pienso también, contemplando hoy en día lo que queda y son las grandes construcciones castrenses, la cantidad de tiempo y dinero invertido en cosas superfluas, como bien se aprecia en la mayoría de ornamentaciones que figuran en los accesos, debido sin duda a la vanidad de los gobernantes, como un reflejo de su poderío y a la necesidad de la adulación de los responsables, con el fin de conseguir prebendas.

También es cierto que los militares por la obsesión al secretismo, en aras de una problemática seguridad, no ofrecieron en su momento, la posibilidad de dar a conocer estas obras a la ciudadanía, creándose alrededor de las mismas toda clase de leyendas y especulaciones, se convirtieron en cárceles o centros de triste memoria, optando en la mayoría de los casos en el abandono puro y simple, facilitando el expolio de las piedras talladas para su re-utilización en otras construcciones.

Promocionar la cultura para la defensa no es fácil, especialmente cuando las personas en su anhelo de seguridad, se encontraron siempre y sigue encontrándose entre dos piedras básicas, como son el ataque y la defensa. La agresividad de la superior es contrarrestada, por el ingenio de la defensa, arte en donde sobresalieron famosos arquitectos, ingenieros o maestros de obras, en unos tiempos en que la frontera entre todos ellos es difusa como: Luis Pizaño, Ramiro López, Gianbattista Calvi, Antonio Gandolfo, Sebastián Sánchez de Medrano etc. la ingeniería como la conocemos no existía, estos personajes que convirtieron la defensa en un arte consolidado, con brillantes soluciones arquitectónicas, mediante obras espectaculares, teniendo muy presente el aspecto disuasorio que su construcción origino.

Bien sabemos que la construcción de empalizadas, muros, fortalezas, castillos y fosos no han constituido nunca obstáculos inexpugnables, independientemente del tipo del ataque, las defensas casi siempre han sucumbido, no teniendo en la práctica más función repetimos que la intimidatoria.

La promoción para un mejor conocimiento de estas construcciones, leiv motiv de la existencia de la Sección española de ICOFORT, es una pieza clave para re-descubrir un ingente patrimonio, prácticamente silenciado, cuyo desconocimiento induce a muchos dirigentes políticos a ignorarlos, con gran satisfacción para los especuladores inmobiliarios, la mayoría de ellas ocupan lugares privilegiados, que gracias a su condición de militares, se han podido preservar en buena parte, teniendo muy en cuenta que el destino de las grandes construcciones castrenses, determinaron con frecuencia el de pueblos enteros, origen de muchas de las grandes ciudades que actualmente conocemos.

Albert Campanera Rovira.

Barcelona (España). Noviembre 2018

 

 

Comments are currently closed.

Top